Bichos de dos colores.

Pensando en cuando lo preparaba todo para irme de casa, para empezar esa vida tan de puta madre que te otorga la independencia, me he dado cuenta de dos cosas.
La primera, y la más importante, es el hecho de que la ropa no se lava sola, la nevera tiene fin, y la morfología del polvo es la hostia de compleja. Cosas de las que antes no tenías ni puta idea, o por lo menos en mi caso, y que te van a estar tocando la bolsa escrotal hasta el fin de los dias.
Lo segundo, es como un insecto que se te mete en la cabeza y empieza a aletear haciendo que todas tus neuronas se pongan a bailar reggaeton en tu cabeza (si, es jodido).
Lo bueno del insecto es que hay veces que le da por sobarse durante un tiempo, pero el cabronazo no avisa cuando se despierta. Yo le he puesto un nombre a ese insecto, se llama “El trastocador de rumbos”. ¿Y por qué ese nombre? Pues porque todos tenemos un rumbo, o eso intentamos aparentar, pero hay veces que es realmente jodido mantenerlo (es por culpa del bicho, no os preocuéis). De repente un día te despiertas, y lo único que percibes es a ti mismo. TU, en un espacio-tiempo que no logras entender, con una actitud que tampoco logras entender, y con un dolor de cabeza de la hostia. Y ahi es cuando te da el bajón, o “TolBa” para algunos. No sabes ni si lo que mas te ha gustado siempre, te gusta, o si lo que haces es coherente contigo mismo, o si estás cometiendo el mayor error de tu vida… Se suele pasar en algunas horas, el bicho ya está cansado, pero aun así, esos momentos pueden cambiarte completamente la vida, o joderte completamente la vida, depende de como lo lleves (lo del bicho).

Coges y te fumas un canuto (si quieres eh, que las drogas son libres, como tu móvil), luego otro y otro, y al puto bicho le mola mas el fumeteo que a ti, y se emociona. Ahora no solo aletea, sino que vuela y se choca contra todos los sectores de tu cerebro en busca de cannabinoides residentes. Ahi es cuando no sabes ni como te llamas, y te quedas mirando la esquina de la mesa esperando que se encienda la luz “Va, si es verde es que todo guay, si es rojo, cambio de carrera, me rapo al 0 y me tatuo un semáforo en la calva.”

Lo único bueno, es que se puede lograr debilitar al bicho, y ya solo aparecerá cuando realmente necesitas que aparezca. Simplemente por ver la vida un poco desde el bajón, desde la náusea, o desde donde coño la quieras ver. Pero eso si, o estas jodido o no funciona…

A tomar por culo la mesa, el bicho y los vecinos (ya de paso).

Enfin, como decía mi madre, tan sabia, “Hijo, vete a dormir que es tarde”. Así sea.

Anuncios

~ por labuske en septiembre 20, 2008.

2 comentarios to “Bichos de dos colores.”

  1. Tu madre era sabia, si señor, esto es como la vida misma, muy profunda tu reflexión.
    Felicidades por el blog.

  2. El puto bicho que como no pases un poquillo de el puede mandar tu vida a la mierda, o quien sabe, a algo superior 😀

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: